martes, 8 de diciembre de 2020

Conectando Las Amoladeras a través de las vías pecuarias

 

Amolar, según el diccionario, es  afilar un objeto cortante con una muela. Dicen que a Las Amoladeras les viene el nombre porque sus piedras se usaban para esto. 


 

Llegando a la Manga y pasado Cabo de Palos, a la derecha, se encuentra el Espacio Litoral de Las Amoladeras, una zona de unas 10 Ha. libre de urbanización y protegida por sus valores naturales, paisajísticos y arqueológicos. Este espacio sufrió un tremendo deterioro desde los años 70 del pasado siglo en el que se destruyeron dunas de arena para rellenar playas del Mar Menor, se le redujo su ancho para la construcción de la autovía de La Manga, se acumularon vertidos de escombro y se produjo el abandono habitual en nuestro patrimonio cultural y natural. En 2010 la Demarcación de Costas restauró este paraje, consolidando las dunas, retirando la vegetación invasora, repoblando con otras especies autóctonas y acondicionando los accesos a la playa por sus extremos norte y sur, pero ha sido abandonado desde entonces, con acciones puntuales de mantenimiento llevadas a cabo por Ecologistas en Acción y la Asociación PROCABO. Al igual que el Mar Menor, goza de cinco figuras de protección medioambiental más otra como bien de interés cultural:

− ZEPA ES0000260 Mar Menor

− LIC ES6200006 Espacios abiertos e islas del Mar Menor

 − Paisaje Protegido Espacios Abiertos e Islas del Mar Menor

− Humedal de Importancia Internacional RAMSAR

− Zona de Especial Importancia del Mediterráneo ZEPIM

Decreto del Consejo de Gobierno nº 64/2002, por el que se declara bien de interés cultural, con categoría de zona arqueológica, el poblado eneolítico de las Amoladeras.

En Amoladeras podemos encontrar la Margarita de Mar (Asteriscus marítimus), el Albardín (Lygium spartum), el Taray (Tamarix sp.) alguna Palmera datilera (Phoenix dactylifera). En su límite con la playa también se encuentran sistemas dunares, ambientes dinámicos y frágiles, uno de los últimos presentes en la malograda franja litoral de la Manga. Estos sistemas consolidan la playa y evitan la pérdida de arena, además de dar cobijo a muchas especies de fauna y flora, algunas de ellas en peligro de extinción en la Región de Murcia, como la sabina de duna (Juniperus turbinata) o la Zanahoria marina (Echinophora spinosa). 

Rebaño entre playa y  salinas de Marchamalo, en dirección a Amoladeras
  

También en este espacio nidifican, aunque cada vez menos, especies de aves como avocetas (Recurvirostra avosetta), charrancitos (Sterna albofrons), chorlitejos patinegros (Charadrius alexandrinus), y garzas reales (Ardea cinerea). Muy cerca, las salinas de Marchamalo son el hábitat de un pez endémico del sureste en peligro de extinción, el fartet (Aphanius iberus).

De las Amoladeras recibe su nombre el yacimiento arqueológico que allí existe, con restos de un poblado del periodo eneolítico (2850 a. C). El asentamiento se emplazó en una plataforma de dunas fósiles próximas al mar. La ausencia de cimientos y el no haberse hallado indicios de cerramientos pétreos, indican que Las Amoladeras fue un campamento estacional de larga duración, que debió asentarse en chozas o cabañas sin demasiada consistencia por la falta de piedra. La proximidad de la costa rocosa mediterránea proporcionaba gran cantidad de moluscos y pesca, más el marjal de agua dulce que había en las actuales salinas de Marchamalo, lo convertían en un lugar idóneo para la caza de mamíferos y aves acuáticas. La presencia entre los restos hallados de pequeños molinos de mano para grano evidencia la existencia de alguna plantación de cereales cercana al poblado. También aparecieron diversos utensilios de sílex, hachas y azuelas de piedra pulida, abalorios, collares de conchas y trenzados de esparto. Los restos aquí encontrados se hallan expuestos en el Museo Arqueológico de Cartagena. 

El rebaño siendo conducido a través de Amoladeras por miembros de las asociaciones y el pastor

 

La parte no tan buena es la situación de aislamiento ecológico en que se encuentra actualmente el paraje de Las Amoladeras, su bloqueo entre la autovía de La Manga, y las urbanizaciones de La Manga y Cabo de Palos, más la presión turística del frente de dunas de la playa en verano. Todo ello convierte a Las Amoladeras en un espacio olvidado, que poco a poco pierde su biodiversidad.

Buscando soluciones de conectividad, una de las pocas posibilidades inmediatas aparece con la vía pecuaria que lo atraviesa, la Colada del Mar Menor, que recorriendo el perímetro litoral del Mar Menor y a la que se le van sumando otras coladas como las de Carrasquilla y la de la Fuente Jordana, atraviesa Las Amoladeras llegando a Cabo de Palos 

Rebaño pastando en Amoladeras, con el faro de Cabo de Palos al fondo

 

Recientemente, el Consejo de Ministros (27 de octubre de 2020) aprobó la Estrategia Nacional de Infraestructura Verde y de la Conectividad y Restauración Ecológicas, clave para recuperar los ecosistemas españoles y conectarlos entre sí. Esta estrategia aborda uno de los problemas fundamentales para la conservación de la naturaleza en España: el deterioro de los ecosistemas y sus servicios, así como su fragmentación, fruto de 50 años de alteraciones. El objetivo de sus metas es restaurar ecosistemas dañados y consolidar una red de zonas naturales y seminaturales terrestres y marinas totalmente funcionales y conectadas en España para el año 2050. 

El rebaño saliendo de Amoladeras a través de calle Medusa Velella de Cabo de Palos

 

Desde PROCABO y la AAVV Cobaticas – Las Jordanas, más varias organizaciones de apoyo, proponemos una primera acción en este sentido, de recuperación de las vías pecuarias como medio de conectar los ecosistemas aislados, teniendo la posibilidad de unir mediante estas vías el litoral Mediterráneo de Las Amoladeras con los Espacios Naturales abiertos e islas del Mar Menor y el espacio Natural de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila, a la espera de que se pueda hacer una conexión permanente. 

La actividad culminó con la preparación y degustación de unas migas vegetarianas. 

 


 


I JORNADA PATRIMONIO CULTURAL: MESA REDONDA “CABOPALOS, IDENTIDAD NATURALEZA Y CULTURA”

       Fecha:         22 de junio de 2024      Hora:           de 18:30 a 21:30 h.      Lugar:        Aula de la Rese...